¿No estás segura de si quieres seguir con tu pareja?

Estás en un mar de dudas. Aquí un truco que una amiga compartió en uno de esos momentos geniales que tengo con mis amoras.

En muchas ocasiones por tiempo, por momento vital, por… cosas varias, estamos confusas. No tenemos claro si es el momento de seguir adelante solas y de decir adiós a nuestra pareja.

Estas reflexiones las solemos compartir con nuestras sores. Ya con el tiempo, cada vez vemos con más claridad que hemos de aprender a escucharnos, que la respuesta la tenemos dentro y que nadie más que nosotras la sabemos. La sabemos, aunque hay veces que no la sabemos escuchar.

Hace tiempo escuché a Alejandro Jodorowsky decir algo así como que si te preguntas si esta persona “es la persona” con la que quieres estar, esa misma pregunta te está diciendo que no es. Ya que, si fuera con la persona que quieres estar, tendrías la certeza, no cabría la duda.
Esta reflexión me parece de lo más acertada. Aun así, creo que como todavía estamos en proceso de aprendizaje “quién soy”, me siento, me reconozco, me veo, pues cuesta aceptar y ver. De manera que, hay veces que los mensajes que nos llegan de fuera, ayudan.

Y hay momentos en que “te cae la ficha”. Uno de esos momentos fue la afirmación de que…una señal clave para salir de las dudas y decir adiós es si cuando piensas en dejar esa persona, te viene a la cabeza la pregunta ¿quién me llevará la bombona?

Si, como lo lees, si cuando piensas en dejar a tu pareja estás pensando quién hará ahora ciertas cosas “prácticas/materiales”, es una buena señal para despedirse. Porque esto nos apunta que ya no hay otra cosa que nos una, sino necesidades cotidianas. Ese miedo a ir al cine solas, a no poder mover la bombona, a poner un cuadro, a hacernos la comida y poner la lavadora, o con quién irás a hacer las rutas en bici, a correr o a comer los domingos a casa de tus (p)madres.

Si no sabes qué hacer, sé sincera contigo y mira si sólo estás preocupada por quién te mueve la bombona o hay algo más que te une a esa persona.

 

¿Eres Hirsuta?

HIRSUTAS. Hacia la creación de un nuevo imaginario sobre la depilación femenina

María Barba Jiménez. 2014/2015. Universidad de Granada.

Empezaba el verano y la depilación se hacía presente. Comencé a compartir en las redes mis impresiones sobre esta práctica y apareció este bonito trabajo de María Barba.

Hirsutas me encantó. Ya veréis por qué. Vamos a hacer el recorrido por este texto-fotográfico que usa la fotografía como herramienta para la creación de imágenes en torno al vello corporal y la depilación femenina, en palabras de la propia autora.

 

La presentación del trabajo se inicia con una parte nombrada como “motivaciones personales”. Este para mí es un comienzo muy significativo. Sitúa a la persona (conocimiento situado), nos muestra su posición terrestre. Ayuda a ver lo terrenal del ámbito “investigador”.  Ella se muestra en esta parte y nos cuenta cómo fue su primera experiencia depilatoria. Al mismo tiempo que narra su descubrimiento del vello como transgresión a través de Janis Joplin.

El título de hirsutas me ha parecido también un genial acierto.

“[…]toda mujer puede considerarse ‘hirsuta’, atendiendo a la definición médica de hirsutismo como trastorno que afecta a mujeres que poseen vello en áreas donde se supone que no deben tenerlo. En mayor o menor medida todas las mujeres que forman parte de mi investigación han tenido alguna vez la necesidad de eliminar este vello principalmente por razones estéticas y sociales, que no médicas, dando por sentado que el vello en cuestión no les pertenece y que el estado natural de sus cuerpos es el de ser lampiño” (18)

La autora maneja varias hipótesis relacionadas con la depilación como rito de paso a la madurez, como lógica de mercado, con diferentes consideración social según sexo, raza, edad o género, como fuente de gasto económica y en tiempo, entre otras.

Para realizar su estudio ha hecho uso de la autoetnografía y de la investigación basada en las artes visuales, pues hace el trabajo a través de la fotografía. Contactó con 20 mujeres interesadas en participar en sesiones fotográficas relacionadas con la depilación y el vello corporal. Edades comprendidas entre 20-35 años, estudios universitarios y clase económica familiar media. (22)

Aquí tenemos a algunas de ellas, cuyas fotos me parecen de gran calidez y cercanía, me llegan familiares.

Fotografía de María Barba, dentro del proyecto Hirsutas.

 

De esta manera comienza Hirsutas, que nos describe cómo comenzamos a depilarnos en nuestra sociedad occidental. Y pone palabras a algo que me parece crucial porque pasa con muchos temas relacionados con las mujeres, el hecho de que “el tema del vello corporal y de la depilación es algo trivial o banal. ‘Las mujeres tienen problemas mucho más graves de los que preocuparse’ o ‘Las mujeres pueden decidir no depilarse si así lo desean” son frases ampliamente repetidas cuando el tema del vello corporal salta a la palestra.” (33)

Si, elegimos lo que queremos… Aun así, aquí nos muestra un estudio que pone en evidencia que, a pesar de identificarse la depilación como una elección personal, las mujeres ponían sobre la mesa la idea de sentimientos de asco, de rechazo, ante la no depilación. Algo más allá de lo individual se mueve…

Otra bonita parte de este trabajo es el recorrido por el vello corporal en la historia del arte.  Aquí hace referencia a un libro de Pilar Pedraza publicado en 2009 sobre las imágenes y el significado del bello corporal en la mujer a lo largo de la historia, en su libro “Venus barbuda, el eslabón perdido”. Sobre este libro podemos encontrar un post en el Blog de Lola Robles, Fantástikas.

También se pregunta por el bigote de Frida Kahlo. Es evidente en la obra de esta pintora la presencia de su vello en sus autorretratos. Aun así, en los análisis de su obra no se hace mención a su bigote. Y la autora plantea que se despoja de fuerza y visibilidad real toda su imagen al tratarla desde lo especial y extraño, despojando a sus cuadros del valor político que tenían y llevándolos siempre a la parte autobiográfica. (42)

De hecho, me viene a la mente el proyecto “Revolución de las Mariposas”.

Foto del proyecto Revolución de las Mariposas realizada por Miguel Gómez

«La Revolución de las Mariposas toma su nombre –y el de la exposición– de las hermanas dominicanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, apodadas ‘Las Mariposas’ en su lucha clandestina contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. En honor a estas valientes mujeres, la ONU declaró el 25 de noviembre como Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

De aquí nació una exposición articulada en torno a este movimiento artístico y social, que arrancó su actividad con la performance Yo soy Frida Kahlo. La actividad se realiza con la colaboración de la Fundación Municipal de Cultura y la Fundación de la Mujer del Ayuntamiento de Cádiz. »

 

Además, la autora nos lleva a las redes sociales, haciendo referencia a la fotógrafa Petra Collins (@petrafcollins)  que “sufrió la censura velluda en su propia cuenta de Instagram al subir una foto de sí misma donde se vislumbraba vello púbico en los bordes de su ropa interior” (60). Si, el pelo molesta… de ahí que se vuelva fuente de reivindicación. El colectivo The Ardorus creado por Petra Collins es una muestra de ello.

La red nos permite esta visibilización de las cosas que no se quieren ver, aquello que queda escondido, que se ha metido en el baúl de “no gusta”. Como estos días publicábamos en Facebook, hay partes que no se cuenta. La cera duele, cuando te salen los pelos pica, conlleva dinero y tiempo, etc.

Fotografía de María Barbar. Proyecto Hirsutas

 

Fotografía de María Barba. Proyecto Hirsutas.

 

 

Por todo esto, el trabajo de María Barba me parece tan genial. Mostrar en fotos lo que no se quiere ver. Mostrar los cuerpos, con vellos y sin ellos, el pre y en el post.

Aquí  os dejo de nuevo el enlace de la publicación para que la podáis leer al completo y ver todas las fotografías:  Hirsutas

Gracias a María Barba y a las mujeres que formaron parte de la investigación.

Nota: la foto inicial también es del María Barba. Proyecto Hirsutas.