Mujeres rurales, alimentadas, escritoras y divorciadas

Ayer  15 de Octubre fue el Día Internacional de las Mujeres Rurales. Hoy día 16 de Octubre es el Día Mundial de la Alimentación y además es el Día de las Escritoras y también tal día como hoy, en la España de 1931 (II República) las cortes establecen el divorcio por mutuo disenso o a petición de cualquiera de las partes con condiciones (“por una causa justa”).

Estaba yo aquí delante de mi ordenador, con la bata puesta y viendo todo lo que en las redes se mueve.  Y a mí como me encanta conectar las cosas, pensaba en todas las conexiones que hay entre todos estos días. 

Ayer 15 de Octubre las mujeres rurales salían a la luz. El trabajo que las mujeres han realizado en en el medio rural ha sido y es fundamental. Las zonas rurales no funcionan sin las mujeres (tampoco otras, pienso). Ellas tienen muchas de las claves para ese cambio de paradigma que se viene construyendo de estar más en contacto con nosotras, con la naturaleza, escucharnos, la fuerza.

El mundo no se alimenta sin las mujeres, no sólo porque estén en los medios rurales formando parte de la agricultura y la ganadería, sino que también son gran parte de la mano de obra de la recolección (u obtención), así como de la prepación de los alimentos. En la mayoría de los hogares la preparación de los alimentos  está en manos de las mujeres.  Está claro que la alimentación de las familias y de los grupos queda en manos de las mujeres.

Por otro lado, pensaba que para mí, un alimento fundamental de mi vida son los libros, y una parte muy grande de este alimento que yo consumo, está producido por mujeres (por elección). Las mujeres como escritoras y lectoras. Las mujeres como protagonitas. Y pensaba en cómo una novela es mi gran salvavidas. Cuando mi bloqueo es grande, cuando estoy triste, cuando estoy un poco perdida, ellas me salvan. Las escritoras con sus escritos me traen a la realidad, me hacen cómplice, me hacen de reflejo y me dan energía. Por eso, hoy, en el día de las escritoras le queremos rendir un merecido homenaje.

Finalmente, la conmemoración del día en que las mujeres se podían divorciar en España. En  1931 con la II Republica se consiguió que las mujeres puedieran divorciarse. Este espejismo de igualdad duró poco, hasta 1939, año en que se derogó esta ley para finalmente volver a ella en 1981 tras un gran debate. Cuando pienso en este proceso, me viene la imagen de abuelas y bisabuelas. Esas mujeres rurales que alimentaban a sus familias numerosas, y que ni podían plantearse salir de relaciones en las que no estuvieran a gusto, no ya porque no existiera el divorcio, sino porque socialmente e individualmente eso no entraba en los esquemas.

Y es que lo que se conmemora estos días me parecen todas de suma importancia en la vida de las mujeres. Importante el peso y el papel de las mujeres rurales, importante el papel que las mujeres desempeñan en el mundo en relación a la alimentación. Fundamental las mujeres escritoras, y con ello la simbología de las mujeres como credoras, como trasmisoras. E  importante el divorcio para las mujeres, por la relevancia del poder decidir sobre sus vidas, de poder acabar una relación al igual que podían acabarla ellos. Ese gran paso fue enorme tanto por lo que suponía a nivel práctico como a nivel simbólico.

Así que hoy, hacemos nuestro particular homenaje al mix de las mujeres rurales, alimentadas y que alimentan y que leyendo o escribiendo, se divorcian o no, lo que ellas decidan.  

Ruralidad, alimentos, escritura y divorcio se funden en un día, se funden en muchas mujeres.

 

 

 

 

CC BY-NC-ND 4.0 Mujeres rurales, alimentadas, escritoras y divorciadas por FeministasCotidianas está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *